Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión

Mejores lugares gratuitos en Berlín

, 8 Opciones disponibles

El imponente Reichstag refleja el pasado, el presente y el futuro de Alemania de una forma que ningún otro edificio puede hacerlo. Fue construido entre 1884 y 1894 como parlamento para el Imperio Alemán de Bismark y ha visto un siglo de historia alemana. Tras la caida del Muro de Berlín en 1989, comenzaron las obras para devolverle al edificio su porpósito original, y el arquitecto británico Sir Norman Foster le añadió un domo de cristal. Los visitantes tienen permitido llegar hasta el domo, donde podrán acceder a una terraza panorámica.

El símbolo más reconocido de Alemania no es tan grande como creen muchos visitantes, pero tiene una historia rica y fascinante. Construida en 1791, la Puerta de Brandenburgo fue hecha a semejanza de la entrada a la Acrópolis en Atenas. La estatua de la Cuadriga que corona la Puerta, diseñada por el escultor Gottfried Schadow, representa a Victoria, la diosa de la paz, sobre una carroza tirada por cuatro caballos. Esta era una de las 14 puertas originales de Berlín, pero lo único que queda de las otras son los nombres de algunas estaciones de subterráneo, como Kottbusser Tor y Schlesisches Tor. La Puerta de Brandenburgo y Pariser Platz han presenciado numerosos eventos históricos turbulentos. En el ala sur encontrarán una oficina de información turística (abierta de lunes a domingo, de 10 AM a 6 PM).

El boulevard más grande de Berlín se extiende de este a oeste por más de un kilómetro y medio entre Schlossplatz y la Puerta de Brandenburgo. Originalmente pensado como un simple sendero entre el palacio Berliner Schloss y el coto de caza real de Tiergarten, Unter den Linden fue convertido en un espléndido boulevard por los reyes prusianos del siglo XVIII. Llamado así por los árboles de lima que flanquean sus lados, el camino les permitirá observar muchos de los edificios emblemáticos de Berlín, como la Puerta de Brandenburgo, Zeughaus, Kronprinzenpalast, la Casa Estatal de la Ópera y la Universidad Humboldt. La Estatua de Federico el Grande también se encuentra en este recorrido; una de las obras maestras de Rauch, la estatua muestra al Rey montado en su caballo favorito, Condè, y vistiendo su capa de coronación, un sombrero de tres puntas, botas de montar y con un bastón en la mano. Sorprendentemente, fueron necesarios 70 años, 40 artistas y 100 diseños para determinar el plan que finalmente se llevó a cabo. Para más información, pónganse en contacto con la oficina de turismo de Berlín llamando a los números listados.

Sesenta años después de la Segunda Guerra Mundial, Berlín destapó su monumento a los judíos víctimas de los crímenes del Tercer Reich. Un símbolo internacional de las atrocidades cometidas por los alemanes, este polémico monumento conmemorativo del holocausto, ubicado junto a la Brandenburger Tor y cerca de los restos enterrados del búnker subterráneo de Hitler, fue diseñado por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman. La cuadrícula de 2.711 losas de concreto cubren un gran espacio en el corazón de la ciudad. Las losas, o stelae, se encuentran a distintas alturas hasta los 4,5 metros, lo que genera la sensación de encontrarse en un frío bosque de cemento que los visitantes pueden recorrer siguiendo los caminos de piedra desnivelados. Grandes debates han surgido en torno al monumento. Los críticos sostienen que el diseño abstracto de la obra y el desinterés por las otras víctimas del Reich que no eran judías podrían hacer que muchos turistas prefieran no visitar este monumento multimillonario. Pero a pesar de todo esto, el monumento merece ser visitado. El centro de visitantes subterráneo (Ort der Information) les brindará más información. La entrada es libre y gratuita.

Construida a fines del siglo XIX en honor al Kaiser Wilhelm I, esta iglesia, que en su época fue magnífica, fue consumida por el fuego tras el bombardeo aereo de los británicos en noviembre de 1943. Las únicas partes que se mantuvieron en pie fueron el pasillo central y medio chapitel. En la actualidad, esta ruina y la iglesia moderna que se encuentra al lado aportan a la ciudad más de un emblema famoso; también son un símbolo vivo del sinsentido que es la guerra. Se recomienda visitar la "Madonna de Stalingrado", ubicada en la capilla futurísta de cristal azul que se encuentra junto a las ruinas y recorrer la exposición que documenta la historia de la iglesia en Breitscheidplatz. Según dicen las malas lenguas, los vagabundos que se reunian cerca de la iglesia fueron corridos porque ¡su orina estaba comenzando a corroer los cimientos del edificio!

Tras la caida del Muro de Berlín en 1989, Potsdamer Platz pasó de ser un desierto a uno de los más grandes sitios de construcción de toda Europa, ya que los planeadores urbanos trabajaron arduamente para construir una ciudad ultramoderna en el centro de la Berlín unificada. Los únicos restos de la vieja Potsdamer Platz son la histórica Haus Huth y el majestuoso salón de baile del Hotel Esplanade, que ha sido audazmente incorporado al Sony Center. Aproximadamente la mitad de la zona está compuesta por edificios de oficinas; el resto está dividido entre complejos de entretenimiento como el IMAX y el fantástico centro comercial..

8 0 5 mejores-lugares-gratuitos_TA12 1
Mejor