Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión
While we do our best to ensure the accuracy of our listings, some venues may be currently temporarily closed without notice. Please confirm status on the venue website before making any plans.

Museos más raros / de especialidad en Londres

, 6 Opciones disponibles

Este museo fue inaugurado en 1991, y se encuentra en un bello edificio clasificado en Grado II (construido en 1721) en Greenwich. Es el único museo del mundo dedicado exclusivamente a abanicos y el arte de su fabricación. Los visitantes pueden ver más de 3000 abanicos antiguos de todo el mundo, presentados en sus respectivos escenarios históricos, culturales y económicos. Hay una nueva exposición cada cuatro meses. Además de las exposiciones, hay un invernadero y un tranquilo jardín de estilo japonés. El Museo del Abanico ha recibido premios por sus sobresalientes contribuciones tanto al turismo como a las artes, y para quienes quieran un abanico de diseño individual, se puede encargar a los artesanos del museo.

Un museo dedicado a la preservación y la difusión de información sobre los miembros pasados y presentes del reino animal, el Museo Grant de Zoología es el hogar de unos 68.000 especímenes. La colección incluye esqueletos y huesos de valor incalculable pertenecientes a especies ya extintas como el dodo, el tigre de Tasmania y el "quagga". El museo también es el hogar de otras piezas invaluables como las representaciones en cristal de animales hechas por Leopold y Rudolf Blaschka, y las cabezas decorativas de animales pertenecientes a Sir Victor Negus. Con una gran riqueza histórica que se remonta a 1828, el Museo Grant de Zoología hace que toda visita valga la pena.

Sobre la Iglesia de Santo Tomás en Southwark se encuentra el quirófano más antiguo y en funcionamiento de toda Londres. Construido en 1821, vio muchas amputaciones realizadas con una sierra y sin anestesia. La sangre seguramente goteaba (o, mejor dicho chorrearía) por los bordes de la mesa de madera y era absorbida por una gran cantidad de aserrín. Uno solo puede imaginar qué pensaría la congregación un piso más abajo al oír los gritos de los pacientes y al ver alguna que otra gota de sangre que se colaba por el techo. Como no había anestesia, los pacientes a menudo se despertaban de su estado de somnolencia (podía elegir entre desmayarse por el alcohol o el dolor) a la mitad de la operación. Afortunadamente, los quirófanos del Servicio Nacional de Salud avanzaron muchísimo y los estudiantes de medicina dejaron de llevar a cabo esas prácticas aterradoras.

El famoso Museo de Cera, iniciado por Madame Tussaud en 1835, es una de las más populares atracciones turísticas de Londres, y suele tener colas por igual. Ahora se ha introducido un rápido sistema de reservas, por lo que debería ser capaz de saltearse la cola preservando un intervalo de tiempo por un recargo pequeño. Madame Tussaud aprendió su comercio haciendo máscaras mortuorias durante la Revolución Francesa, y las de Louis XVI y María Antonieta se muestran al lado de la hoja que los decapitó. Hay modelos de cera de los famosos y los infames de todos los ámbitos de la vida, algunos de los cuales son sorprendentemente como vivos. La exhibición El Espíritu de Londres es donde se muestran los recuerdos del pasado de Londres.

Este edificio no tuvo siempre la dirección del detective más famoso del mundo, sino que su número fue cambiado a 221b en honor a la creación de Sir Arthur Conan Doyle. El resto del museo es también muy fiel a la ficción. Los visitantes pueden sentarse en el sillón de Holmes, jugar con sus experimentos científicos, y examinar los recuerdos de sus aventuras. Los admiradores de Holmes podrán disfrutar de una visita que vale la pena pagar.

Los trencitos, los ositos de peluche, las marionetas, las muñecas y sus casas tienen su hogar en estas dos casonas del siglo XVIII que conforman en el Museo de los Juguetes de Pollock. El museo es famoso por su colección de teatros miniatura de la época victoriana ya que Benjamin Pollock, quien le dio nombre al teatro, fue el último publicista de diseños de estos encantadores juguetes. Su visita será entretenida y educativa tanto para niños como para adultos nostálgicos. Además, los más chicos de la familia se volverán locos con los maravillosos juguetes del pasado que ahora fueron reemplazados por los Pókemon y la Playsyation. Conozcan de cerca los distintos muñecos de ventriloquía, los soldaditos de plomo y los títeres, y después vayan a buscar réplicas en la tienda de juguetes que se encuentra junto al museo.

6 0 6 museos-más-raros-de-especialidad_MG1 1
Mejor