Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión
While we do our best to ensure the accuracy of our listings, some venues may be currently temporarily closed without notice. Please confirm status on the venue website before making any plans.

Mejores cafés / salones de té en París

, 16 Opciones disponibles

Entren intrépidos a este salón de té si es que sienten verdadera pasión por esta bebida. El interior Mariage Freres es una combinación interesante de piedra y madera. La colección de tés vintage de todo el mundo los dejará mudos y las infusiones causarán una gran impresión en sus papilas gustativas. En Mariage Freres vive un gran legado desde el establecimiento del salón de té en 1854.

Café Lomi es el destino predilecto de los grandes conocedores de café que buscan probar una bebida perfectamente tostada por grandes profesionales que emplean técnicas refinadas. El café que se sirve es artesanal y además se toman todas las medidas necesarias para garantizar que al comensal le llega solo lo mejor. Los granos provienen de distintas partes del mundo y le aportan un sabor distintivo a la bebida. Café Lomi también organiza talleres y eventos en los que se muestran las distintas técnicas de extracción y demuestran las distintas variaciones típicas de esta bebida. Este café es una verdadera maravilla para los amantes del café.

La panadería tradicional emplazada en la esquina de Rue Jacob y Rue Bonaparte en el 6° Arrondisement cuenta con un encantador salón de té en la parte trasera. Un espacio muy buscado a la hora del desayuno, el salón de té de Laudurée va contra la corriente y busca crear un entorno colonial espacioso en vez de proponer una decoración típica francesa. Bajo el dosel encontrarán palmeras falsas, sillas rojas y verdes y murales en las paredes. Al té lo acompañan los croissants, los eclairs y otras delicias similares e igual de anticuadas. Al salir, seguramente pidan algunos macarrones para llevar, así que aprovechen para pedir que los empaquen en alguna de las cajitas decoradas, que son tan lindas que querrán guardarlas como souvenir de su visita a París.

Toraya propone una pastelería famosa hecha al estilo japonés con recetas que se remontan a los días imperiales del país del sol naciente. Quedarán impresionados con la fusión de estilos de la decoración. Los responsables de Toraya fueron grandes pioneros ya que se animaron a traer el arte de Wagashi a París cuando se inauguró este salón de té tradicional en 1980. Si sienten curiosidad por la cultura de té japonesa, deberán aventurarse y ver qué encuentran.

Desde 1854, Mariage Frères es el punto de referencia para todo aquel que desea probar el té de la tarde estilo París. Con salones como "La ciudad de la luz", "Tokyo", "Londres" y "Berlín", el establecimiento se enorgullece de su colección inigualable de tés internacionales. Elegidos a mano en jardines de más de 30 países, las cosechas se fusionan para crear un menú de tés muy creativo. Prueben más de 600 preparaciones y combinaciones hechas con total precisión y servidas con delicias con un dejo a té. Deléitense con las tostadas de té verde, el Carre D'or, una mousse de chocolate amargo saborizada con té Black Magic o Nostalgie De Pondichery, y crostinis con crème de curry con sabor a té entre muchísimas otras opciones dulces y saladas. Los muebles antiguos y los mostradores de roble crean un ambiente encantador en el que conocedores y amateurs podrán disfrutar del arte del buen té.

Es casi un crimen no disfrutar de una buena taza de café en la maravillosa París, la ciudad del café. La Caféothèque, ubicada en el distrito Marais, trata el café como si fuese una forma de arte. Con alrededor de unas mil variedades de café provenientes de distintos países, esta no es una cafetería común y corriente. Todas las exposiciones temporarias, los cursos para los cafeteros principiantes y las reuniones temáticas dejan bien en claro que aquí el café se toma muy en serio. Vengan a disfrutar de una taza de su blend favorito y aprendan a prepararlo ustedes mismos o simplemente disfruten de probar variedades nuevas.

Télescope es una cafetería encantadora ubicada en el corazón del 1° Arrondisement de París. La gente viene a este café por su ambiente cálido y sus bebidas excelentes. Pidan una taza de café caliente y una porción de torta, algún dulce o algo horneado y disfruten de este ambiente tan tranquilo. Los baristas expertos ofrecen su servicio atento, y las flores que decoran el salón aportan un toque hogareño encantador.

Angelina viene aplacando los antojos dulces de la ciudad desde 1903. Esta patisserie típica parisina ofrece versiones innovadoras de los grandes clásicos de la pastelería francesa como eclairs, macarrones y brioche, además de opciones saladas como ensaladas, sándwiches y quiches. Ninguna visita estará completa sin antes detenerse por una taza del ultra famoso chocolate caliente. Servido con un copo de crema batida, el Chocolat African es uno de los grandes favoritos del menú.

Coutume es la nueva onda de París y ofrece una interesante variedad de blends fabulosos que les recargarán las energías al instante. Vale la pena que se tomen un minuto para hacer una cata de las distintas opciones, ya sea cappuccino, expresso, mocha o macchiato. En la cafetería sentirán ese aroma tan familiar a café recién hecho y se sentirán de mejor humor instantáneamente. Prueben los sándwiches y otros bocadillos, todos sabrosos y generosos. La cafetería también tiene Wi-Fi.

La terraza legendaria de Les Deux Magots siempre fue un punto de encuentro para los grandes artistas y pensadores de París. Ernest Hemingway con frecuencia pasaba por el bar y no es coincidencia que la mejor librería de París se encuentre en el edificio de al lado. La leyenda sigue en pie ya que el café está siempre repleto de gente que disfruta de un buen Kir Royal después de hacer las compras en las tiendas de la zona. Como adición novedosa al típico menú de café-restaurante parisino encontrarán fuentes con mix de ensaladas y fiambres, además del plato del día como un ratatouille rústico de pollo y salmón frío.

Un emblema histórico de París desde 1890, el café es uno de los favoritos de muchos grades escritores y artistas del siglo XIX. El filósofo francés Jean-Paul Sartre solía tomar un café y comer un croissant en la terraza del establecimiento. En la actualidad, pueden pasar y disfrutar de un bocadillo rápido o de unos postres exquisitos y una copa de champaña después de comprar hasta el cansancio en las boutiques lujosas de la zona. La clientela sofisticada que frecuenta el café de categoría garantiza que la reputación del establecimiento se mantenga bien alta.

Creador del tradicional macarrón francés, Ladurée tiene su primera pastelería en la Rue Royal de París. Si están en la ciudad, tómense una mañana para disfrutar de un desayuno encantador o un té por la tarde en esta tienda de macarrones. Esta pastelería arquetípica cuenta con un acogedor salón de té en la parte trasera donde podrán disfrutar de una infusión caliente y un buen sándwich. La decoración los transportará al siglo XVIII con sus detalles victorianos, sus espejos dorados y los detalles intrincados que adornan las paredes y el techo, un espacio ideal para un tête-à-têtes privado. Si están de pasada y quieren llevar algo, el personal de servicio empacará los productos en unas cajas preciosas que ustedes querrán guardar solo para mirarlas. Las tres variedades que simplemente deben probar son la Marie-Antoinette, el de Caramel con manteca salada, y el Orange Blossom.

16 0 2 mejores-cafés-salones-de-té_BC5 2

Mejor