Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión
While we do our best to ensure the accuracy of our listings, some venues may be currently temporarily closed without notice. Please confirm status on the venue website before making any plans.

Mejores lugares históricos en París

, 31 Opciones disponibles

La primera iglesia de Saint-Gervais Saint-Protais fue construida en el siglo VI en el distrito de Marais de París. La construcción del edificio que se ve en la actualidad comenzó en 1494 y llevó unos 150 años. Por consiguiente, es una de las parroquias más antiguas de la margen derecha del Sena. Si bien el estilo es definitivamente gótico, la creación de la fachada fue inspirada por el clasicismo francés, y las obras finalizaron en 1621. La fachada tiene una característica distintiva: cuenta con tres columnas de estilo griegas. También encontrarán dos relojes de sol: uno hecho con numerales romanos en la cara sureste, y otro con número árabes al suroeste. Dentro de la iglesia de Saint-Gervais Saint-Protais se encuentra uno de los órganos más antiguos de París.

Ubicado en el centro de la ciudad dentro del complejo del Palais de Justice en la Île de la Cite, la Saint-Chapelle (la santa capilla) es una pequeña capilla gótica construida en el estilo gótico radiante. Construida por el rey Luis IX entre 1238 y 1244, la capilla albergó reliquias sagradas de la Pasión que se creían eran la Corona de Espinas de Jesús y un fragmento de la Santa Cruz. Las piezas fueron compradas al emperador bizantino Balduino II en 1239 por la enorme suma de 135.000 libras (la construcción de la iglesia entera costó 40.000 libras) porque el rey quería que Francia fuese el líder de la fé cristiana en el mundo occidental. Sainte-Chapelle ofrece a los visitantes una experiencia visual espectacular ya que toda la franja superior de la iglesia está hecha de vitrales.

Pensado para albergar invernaderos, el Château de la Petite Malmaison fue diseñado por el paisajista Jean-Marie Mirel como parte integral del complejo Malmaison. La construcción fue completada en 1805 y fue un gran logro tecnológico de su época. El edificio estaba cerrado parcialmente por paredes de cristal e incluía un recibidor. En la actualidad se siguen organizando exposiciones temáticas y de estación, pero el complejo está abierto todo el año al público general.

Los detallitos históricos de la Île e la Cité son los que hacen de la historia de París algo tan singular. La isla está enteramente delimitada por el Río Sena y se encuentra en el centro mismo de la ciudad. Fue aquí donde los primeros habitantes de la ciudad construyeron sus hogares hace unos 2.000 años, lo que convierte la isla en uno de los asentamientos más antiguos de la metrópolis. En la isla encontrarán algunos de los monumentos más reconocidos, como Notre-Dame, La Place Dauphine y Saint Chapelle, solo por nombrar algunos. Estas estructuras de Île de la Cité son una excelente presentación de la belleza y la arquitectura que hacen de París una ciudad tan famosa.

Rodeado de arcos sombríos que dan cobijo a unas boutiques preciosas, esta plaza, situada en el corazón de Marais, es uno de los paisajes imperdibles de París. La Place des Vosges es perfectamente simétrica y mire unos 140 metros por 127 metros. Las casas de piedra y ladrillo, cuyas fachadas casi idénticas están coronadas por techos de pizarra empinados, tienen una forma casi rectangular. Diseñada por Henri IV, la plaza era una de las favoritas para los duelos. Muchos famosos vivieron en la zona, como el Cardenal Richelieu y el escritor Victor Hugo.

La construcción del Palais fue encargada en 1615 por la princesa regente Marie de Médicis, quien compró la mansión privada del Duque de Luxemburgo y le encargó la transformación del edificio en un palacio real al arquitecto Salomon de Brosse. La inspiración para el estilo renacentista surgió de la Toscana, el lugar de nacimiento de Mair de Médicis. El palacio siguió perteneciendo a la corona durante el reino de Louis XIV (quien crio a sus hijos allí mismo) y luego se convirtió en prisión en la "convención" del siglo XVIII (el corto gobierno post-revolucionario de Francia). Durante la Segunda Guerra Mundial, fue utilizado por la Luftwaffe alemán (la fuerza armada) como cuartel central. En la actualidad, es el hogar del "Sénat" (la casa superior del parlamento francés) y su jardín (el Jardin du Luxembourg) es uno de los más bellos de toda París. El Musée du Luxembourg se encuentra en las cercanías.

El Jardín de Luxemburgo y el Palais du Luxembourg fueron construidos en el predio donde se encontró un campamento romano original. En 1257 la orden religiosa Chartreux compró las tierras y construyó un monasterio, y más tarde, en 1615, la princesa regente María de Médicis eligió el predio para construir su palacio. Este es uno de los jardines más visitados de toda París. Dada su gran belleza y diseño, es muy frecuentado por estudiantes y los residentes del Barrio Latino. Los más pequeños se suelen divertir paseando en pony, jugando en las hamacas y navegando sus barquitos de juguete en el estanque octogonal. El parque es un punto de encuentro muy querido y de gran popularidad.

Para los conocedores de la arquitectura que visitan París, La Madeleine es simplemente imperdible. Pierre Constant d'Ivry comenzó la construcción de este monumento en 1764, pero la obra fue finalizada por uno de sus colegas. Durante la Revolución Francesa, La Madeleine fue saqueada, y tiempo más tarde, Napoleón I decidió convertirla en un templo en memoria de su gran ejército. Finalmente, la estructura fue dedicada a Santa María Magdalena. Una de las iglesias más famosas de París, la fachada imponente está compuesta por 52 columnas corintias de 20 metros de alto, mientras que en el interior, la nave está magníficamente coronada por tres cúpulas. La maravillosa estatua de mármol del escultor Charles Marochetti, la Ravissement de Sainte-Madeleine, mira hacia el altar y le da un toque de esplendor único. Ocasionalmente, se organizan conciertos de música clásica.

El más célebre de los cementerios parisinos debe su nombre al antiguo propietario del lugar, el predicador de Luis XIV. En 1804, la ciudad de París decidió convertir los terrenos en un cementerio, al que llamó Cimetière du Père-Lachaise. Aquí están enterrados personajes famosos como la cantante Edith Piaf, los escritores Marcel Proust y Honoré de Balzac y el cantante Jim Morrison (una de las tumbas más visitadas). Entre las esculturas y los numerosos monumentos funerarios del siglo XIX encontrarán el muro de los Fédérés, que fue colocado en memoria de los 147 rebeldes que fueron fusilados en este mismo lugar el 28 de mayo de 1871 durante la Comuna de París.

Esta basílica romano-bizantina mira apaciblemente hacia Montmartre, uno de los distritos más pintorescos de París. Con un domo distintivo que se alza sobre los tejados, la basílica ofrece el punto panorámico perfecto desde el cual apreciar la ciudad entera. Dentro de la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, más conocida como Sacré-Cœur, encontrarán varias cosas muy interesantes, como un mosaico de Jesucristo y una cripta. Encargada por la Iglesia Católica, la construcción comenzó en 1875 bajo el ojo cuidadoso del arquitecto Paul Abadie y fue completada en 1914.

París sin la Torre Eiffel no sería París. Diseñada por Gustave Eiffel para la Feria Mundial de 1889 y con una altura de 300 metros, en su época fue la estructura más grande del mundo. No todos estuvieron felices con la construcción ya que la consideraban desagradable y querían destruirla. Sin embargo, en la actualidad es uno de los monumentos más visitados del mundo. Se puede acceder al primer y segundo piso por escaleras, y los elevadores permiten que los visitantes contemplen la vista magnifica desde el nivel superior. Visiten el sitio web oficial para más información.

Así llamada por el rey Luis IX, la isla del río Sena es famosa por ser el lugar de nacimiento de la civilización parisina. Conectada a París a través de muchos puentes, la Île Saint-Louis es un santuario alejado del bullicio de la ciudad. Alejada de los vicios de la modernidad, esta pequeña maravilla cuenta con muchos mercados, panaderías, cafés, boutiques y atracciones históricas. Uno de los monumentos más significativos es la Iglesia St Louis en l'Ile, una capilla etérea construida en 1662. Deléitense con la mejor comida en los muchos restaurantes de la isla. Ideal para todo tipo de presupuestos, ya sea que vengan a comer o a pasear, la Île Saint-Louis los enamorará con sus siglos de esplendor.

31 0 5 mejores-lugares-históricos_TA5 3

Mejor