Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión
While we do our best to ensure the accuracy of our listings, some venues may be currently temporarily closed without notice. Please confirm status on the venue website before making any plans.

Mejores postres en París

, 14 Opciones disponibles

Un comedor glorioso del siglo XVIII en oro y rojo, resplandeciente con espejos y arañas de luces, da la bienvenida a los clientes que entran a Le Grand Véfour. En su ambiente palaciego, el chef Guy Martin despliega sus mágicas artes culinarias, mientras prepara esos platos característicos comoTourte d'Artichauts et Légumes Confits y algunas preparaciones divinas como los Ravioles de Foie Gras à l'émulsion de Crème Truffée. Con frexcuencia, se organizan almuerzos de negocios durante el día, pero a la noche el romance se apodera del salón. No se dejen intimidar por los nombres complicados del menú lo intimiden. Disfruten y dejen que los sabores perduren. Pero lo que quedará por más tiempo en su memoria es la experiencia maravilosa.

La panadería tradicional emplazada en la esquina de Rue Jacob y Rue Bonaparte en el 6° Arrondisement cuenta con un encantador salón de té en la parte trasera. Un espacio muy buscado a la hora del desayuno, el salón de té de Laudurée va contra la corriente y busca crear un entorno colonial espacioso en vez de proponer una decoración típica francesa. Bajo el dosel encontrarán palmeras falsas, sillas rojas y verdes y murales en las paredes. Al té lo acompañan los croissants, los eclairs y otras delicias similares e igual de anticuadas. Al salir, seguramente pidan algunos macarrones para llevar, así que aprovechen para pedir que los empaquen en alguna de las cajitas decoradas, que son tan lindas que querrán guardarlas como souvenir de su visita a París.

Anidada en el 1er Arrondissement de París, Aki Boulanger es una panadería fusión que se especializa en delicias franco-japonesas. Pequeño pero encantadoro, este café de esquina saca delicias del horno todo el tiempo y sirve las cosas más frescas y sabrosas, como el pan marmolado de té verde y frijoles rojos, los eclairs de matcha, los sabrosos macarones de té verde, los beignets rellenos de frijoles aduki y mucho más. También encontrarán bebidas gourmet a base de café, como el au lait de matcha. Aduéñense de alguna mesa, que son pocas, pidan algo rico y vean como el mundo gira sentados en esta famosa boulangerie parisina.

Emplazada en el Place du Trocadéro, con su vista imbatible de la Torre Eiffel, esta institución chic y duradera se remonta a la década de 1930 y ofrece la pastelería francesa más sabrosa y de mejor calidad. Los increíbles huevos revueltos, las infinitas ensaladas y quiches, todo acompañado por el mejor pan, proponen unas alternativas magníficas para la hora del almuerzo o el brunch. Sin embargo, su selección más famosa es la dulce: los macarrones de muchísimos sabores y el chocolate caliente súper espeso con crema batida son considerados delicias gourmet imbatibles en la ciudad.

Angelina viene aplacando los antojos dulces de la ciudad desde 1903. Esta patisserie típica parisina ofrece versiones innovadoras de los grandes clásicos de la pastelería francesa como eclairs, macarrones y brioche, además de opciones saladas como ensaladas, sándwiches y quiches. Ninguna visita estará completa sin antes detenerse por una taza del ultra famoso chocolate caliente. Servido con un copo de crema batida, el Chocolat African es uno de los grandes favoritos del menú.

Ladurée, un restaurante de gran categoría fundado en 1862 y ubicado en una de las avenidas más famosas del mundo, también cuenta con su propia panadería. Prueben los famosos Macarones (unas galletitas húmedas rellenas con mermeladas), una de las grandes especialidades del establecimiento, o deléitense con las ensaladas de vegetales crudos y cocidos, y acompáñenlas con la gran variedad de platos que se sirven para el almuerzo y la cena.

Un emblema histórico de París desde 1890, el café es uno de los favoritos de muchos grades escritores y artistas del siglo XIX. El filósofo francés Jean-Paul Sartre solía tomar un café y comer un croissant en la terraza del establecimiento. En la actualidad, pueden pasar y disfrutar de un bocadillo rápido o de unos postres exquisitos y una copa de champaña después de comprar hasta el cansancio en las boutiques lujosas de la zona. La clientela sofisticada que frecuenta el café de categoría garantiza que la reputación del establecimiento se mantenga bien alta.

Creador del tradicional macarrón francés, Ladurée tiene su primera pastelería en la Rue Royal de París. Si están en la ciudad, tómense una mañana para disfrutar de un desayuno encantador o un té por la tarde en esta tienda de macarrones. Esta pastelería arquetípica cuenta con un acogedor salón de té en la parte trasera donde podrán disfrutar de una infusión caliente y un buen sándwich. La decoración los transportará al siglo XVIII con sus detalles victorianos, sus espejos dorados y los detalles intrincados que adornan las paredes y el techo, un espacio ideal para un tête-à-têtes privado. Si están de pasada y quieren llevar algo, el personal de servicio empacará los productos en unas cajas preciosas que ustedes querrán guardar solo para mirarlas. Las tres variedades que simplemente deben probar son la Marie-Antoinette, el de Caramel con manteca salada, y el Orange Blossom.

14 0 4,2 mejores-postres_R45-BC17 2

Mejor