Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión
While we do our best to ensure the accuracy of our listings, some venues may be currently temporarily closed without notice. Please confirm status on the venue website before making any plans.

Mejor para los niños en San Francisco

, 32 Opciones disponibles

Desde 1982, este teatro sin fines de lucro presentó más de 100 producciones infantiles. Young Performers Theater es el único teatro en todo San Francisco que se dedica exclusivamente a los niños, y viene ofreciendo con mucho éxito representaciones de clásicos famosos como Peter Pan y Winnie the Pooh, además de algunas piezas de creación local como The Baker Street Irregulars, escrita por Sean Owens. El teatro también funciona como academia, dedicada a enseñar y alentar a los jóvenes de la Bay Area a perseguir el teatro como forma de expresión artística y del autoestima.

El nombre puede haber cambiado, pero el juego sigue siendo el mismo. AT&T Park se llamó Pac Bell Park y SBC Park, y es el primer estadio con financiación privada de las Grandes Ligas de Béisbol desde el Dodger Stadium en 1962. El estadio local de los Giants de San Francisco cuenta con una inspiradora estatua de 2.4 metros del mayor jugador estadounidense de béisbol que aun vive, Willie Mays, en la esquina noroeste del estadio. Una botella de Coca-Cola de 24.3 metros de alto con toboganes y una miniatura de AT&T Park, ubicado detrás del campo izquierdo, esto se ha convertido en un imán para los niños de todas las edades. Su ubicación súper conveniente y cerca del transporte público es inigualable.

The Circus Center en San Francisco es el único instituto académico en todo el país en el que uno puede educarse para convertirse en payaso u otros profesionales de circo. El concepto, que nació en 1984 como parte de los talleres Pickle Family Circus en el que se enseñaba a los más chicos las artes circenses, pronto se hizo muy popular y se comenzaron a dictar clases regulares. En la actualidad, encontrarán muchos programas educativos para grandes y chicos sobre temáticas diversas como acrobacia, malabarismo y, por supuesto, payasadas. El instituto también funciona como plataforma para espectáculos y ofrece programas varias veces al año.

A finales de 1800, un escocés llamado John McLaren transformó más de 400 hectáreas de dunas de arena en un maravilloso refugio en medio de la ajetreada vida de la ciudad. Este exuberante paisaje se extiende por 50 cuadras desde Stanyan Street hasta el Océano Pacífico, y ofrece siempre arreglos nuevos. Hay senderos para caminar, trotar, andar en bicicleta y montar a caballo, así como también un campo de golf, pistas de bolos sobre césped, un lago con botes a pedal, campos de fútbol y un diamante de béisbol. Para aquellos que buscan una diversión menos extenuante, pueden echar un vistazo a la California Academy of Sciences (Academia de Ciencias de California) y un auténtico jardín de té japonés. Para las familias con niños, hay parques infantiles, una reserva de búfalos y un carrusel. También puede encontrar el Shakespeare Garden yendo por un camino escondido del parque.

San Francisco Model Yacht Club se encuentra en Golden Gate Park. Establecido en 1898, es uno de los clubes más antiguos del país. Contemplen estos barquitos y véanlos deslizarse sobre el agua. En el club encontrará un club house y el largo artificial Spreckels Lake, en el que se pueden navegar barcos de vela de juguete. Visiten el club y sean parte de sus eventos especiales y regattas, y no dejen de apreciar la bellísima colección de réplicas de barcos.

Este museo interactivo e innovador fue desarrollado por el físico Frank Oppenheimer y abrió sus puertas en 1969. Está dedicado al arte, la ciencia y la apreciación humana. Fue recientemente reubicado desde el Palacio de Bellas Artes a Pier 15 y 17, y este nuevo espacio cuenta con un montón de nuevas tecnologías ecológicas como el mayor techo de paneles solares de San Francisco, y ofrece más de 600 exhibiciones interactivas. Estas muestras develan los misterios de la ciencia y el lenguaje, y presentan teorías simples y concisas. Aquí se realizan seminarios regulares y en red y eventos especiales durante todo el año. Esta joya de San Francisco es una visita obligada para quienes visiten la ciudad.

Los leones marinos salvajes visitan en cantidades Pier 39 desde el terremoto de 1989, y desde entonces la población creció bastante. Cada invierno hay alrededor de 900 animales más, y todo gracias al espacio y la comida disponibles. Si bien algunos de los leones marinos elijen migrar con el cambio de las temporadas, algunos suelen quedarse en Pier 39, que ya se convirtió en su hogar. Vengan con sus hijos y participen de las charlas educativas gratuitas ofrecidas por el Centro de Mamíferos Marinos todos los fines de semana del año, siempre que el clima lo permita. Vean de cerca estas adorables criaturas en este espacio ideal para visitas en familia.

Quienes quieran saber cómo funciona un tranvía, el Cable Car Museum es el lugar para aprender. Aquí se encuentra el primer tranvía del mundo y, con él, una explicación concisa de cómo funciona este medio de transporte. En un área de observación bajo tierra, se pueden ver las enormes ruedas del sistema, que tiran 18 kilómetros de cable a 15 kilómetros por hora. El carro se mueve mediante estar unido a dichas ruedas. Aquí se pueden ver de cerca cables de acero, engranajes y poleas que permiten funcionar al más famoso medio de transporte de esta ciudad. ¡Imposible perderse la tienda de regalos, donde se puede comprar hasta un trozo de cable utilizado!

Escondida entre las casas de la Calle Seward hay una serie de toboganes de concreto. Los toboganes fueron construidos por Kim Clark, quien tenía solamente 14 años. Lo que antes era un predio vacío en la actualidad es un mini parque que vuelve locos a grandes y chicos por igual. En el centro del parque encontrarán un par de toboganes de concreto empinados que resultan ideales para divertirse en familia. Ríanse hasta que les duela el cuerpo y sientan la adrenalina que genera deslizarse por los toboganes de la Calle Seward. El parque abre todos los días desde que sale el sol hasta que se pone, y todos los adultos deben estar acompañados por un niño. Siempre encontrarán alguna que otra caja de cartón para deslizarse por los toboganes, pero es una buena idea traer una propia.

Rocketboat ofrece paseos emocionantes de media hora en barcos de velocidad altamente maniobrables por la Bahía de San Francisco al ritmo de los grandes clásicos del Rock 'n' Roll. El barco da vueltas rápidas y bruscas, así que vengan preparados para mojarse al menos un poco. Los marineros de cubierta les entregarán ponchos si los necesitan. Ríanse a carcajadas o griten como locos a medida que el barco va ganando velocidad desde que sale del muelle hasta que llega al Parque ATT, pasando por debajo del Puente Golden Gate y nuevo vuelve al punto de partida. No es necesario hacer reservaciones previas; los asientos se asignan por orden de llegada.

El Walt Disney Family Museum (Museo de la Familia de Walt Disney) ofrece una mirada retrospectiva a la historia de la familia de Walt Disney, así como de su legado. Las exposiciones se centran principalmente en la vida de Walt Disney, incluyendo sus dibujos, las primeras versiones de Mickey Mouse, un modelo de Disneyland y clips de audio de Walt Disney. El museo se orienta más a los adultos que a los niños, pero hay un sector perfecto para los niños, ¡donde se le puede poner música a los dibujos animados!

32 0 7,5,10,6 mejor-para-los-niños_EV2-TA11-OA6-MG4 3

Mejor