Búsqueda global

Establece la posición actual
Unirse A
Cerrar Sesión
user image
Mi perfil
Cerrar sesión

Atractivos que debe visitar en Washington DC

, 15 Opciones disponibles

El símbolo de la ciudad de Washington DC, este obelisco de mármol de 170 metros de altura situado en National Mall rinde honores al primer presidente de la nación. La piedra angular del Monumento a Washington fue colocada en 1848, pero la construcción recién llegó a su fin en 1884. A un tercio de la base del obelisco puede apreciarse un cambio en el color del mármol: evidencia clara del comienzo de la Guerra Civil. La construcción del monumento se detuvo durante la guerra, y cuando los trabajadores volvieron a la misma cantera para continuar con sus labores, ya había pasado el tiempo suficiente para que cambiase el color del material.

Parte del diseño original para la ciudad federal, este enorme parque abierto se extiende desde el Capitolio de los EE.UU. hasta el Monumento a Lincoln y alrededor del Tidal Basin en el Jefferson Memorial. También es donde se encuentran los museos Smithsonian, el Monumento de Vietnam, la piscina de reflejo y el famoso monumento a Washington. Se pretende que sea un lugar para recordar a los héroes americanos, para celebrar la libertad y ser un foro de ejercer la libertad en forma de protestas y manifestaciones. Numerosos festivales y conciertos tendrán lugar en el césped durante todo el año. Un camino de grava cerca el centro comercial y es un gran lugar para correr turismo o de paseo. Ciertamente, cualquier visita a Washington DC debe comenzar aquí, en el Mall.

Ubicado en el extremo oeste del National Mall, el Monumento a Lincoln es uno de los principales emblemas de la nación. Ofrece unas vistas increíbles de la ciudad desde distintos puntos panorámicos. La estatua de Lincoln de casi seis metros hecha por Daniel Chester French, en la que se aprecia al gran líder político sentado y pensativo, junto con el texto tallado del Discurso de Gettysburg, permiten echarle un vistazo a un período tan rico en la historia del país. Las 36 columnas dóricas representan la cantidad de estados con los que contaba la Unión para la época de la muerte de Lincoln. Vayan de noche si no quieren compartir la experiencia con tanta gente.

Realizado el 29 de mayo de 2004, el Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial es el primer monumento nacional en honor a los "norteamericanos que tomaron la lucha durante la Segunda Guerra Mundial e hicieron los sacrificios para perpetuar el regalo que nuestros antepasados ​​nos confiaron: Una nación concebida en la libertad y la justicia", como proclama allí una placa. El diseño es del arquitecto Friedrich St. Florian, y muestra magníficos arcos que recuerdan a los 400000 estadounidenses que murieron con 4000 estrellas a lo largo del muro de la Libertad. Se encuentra en el National Mall entre el Monumento a Lincoln y el Monumento a Washington.

Cuando fue descubierto en 1982, el diseño de este monumento a los 58.000 estadounidenses que murieron en Vietnam o continúan desaparecidos en acción no recibió otra cosa más que controversia. Maya Ying Lin puede haber sido tan solo una estudiante recién graduada de 21 años cuando ganó el concurso para diseñar el monumento, pero su trabajo ha quedado grabado en la memoria de los innumerables visitantes que han recorrido este enorme paredón de granito negro donde se encuentran tallados un sinfín de nombres.

Diseñado por John Russell Pope, este monumento de estilo romano a Thomas Jefferson, el tercer presidente de la nación y autor de la Declaración de la Independencia, es elegante y simple. La estatua de casi seis metros de Jefferson se yergue en el interior, rodeada por sus escritos más inspiradores. Este monumento constituye la visita perfecta post cena. Por la noche, la vista del Monumento a Washington, ubicado del otro lado de la fuente, es una de las más bellas en Washington, especialmente cuando los cerezos están en flor.

El Monumento Conmemorativo Nacional de Martin Luther King, Jr. es un monumento impresionante en honor a la vida del importante activista de los derechos civiles. Martin Luther King, Jr. trabajó para crear la igualdad y la paz en el mundo, y ha inspirado a millones de personas. El monumento se basa en la justicia, la esperanza y la democracia. Incluye una estatua de Martin Luther King, Jr. de 9 metros, junto con citas de algunos de sus discursos y sermones.

El abolicionista Frederick Douglass compró esta casa de 21 habitaciones, convirtiéndose en el primer afroamericano en comprar una casa en una zona entonces restringido por los blancos. Conocida como Cedar Hill, la casa se convirtió en el primer Sitio Histórico Nacional Negro. Los muebles originales son en gran parte los que Douglass poseía. Ellos incluyen una biblioteca de 1200 volúmenes de este hombre autodidacta. También en la exhibición hay regalos dados a Douglass por los contemporáneos como Mary Todd Lincoln y Harriet Beecher Stowe.

El famoso asesinato del presidente Abraham Lincoln aquí el 14 de abril 1865, colocó a este teatro con firmeza en la historia. E lugar había abierto sólo cuatro años antes de aquella noche fatídica, el teatro ha sido restaurado a su aspecto de 1865 y es otra vez un escaparate de obras de teatro. El nivel del sótano exhibe artefactos del asesinato, entre ellos la pistola que John Wilkes Booth usó para matar a Lincoln. Los recuerdos de la vida de Lincoln también están en exhibición. Al otro lado de la calle se encuentra Petersen House, el lugar donde Lincoln murió.

Inicialmente pensada como una pequeña biblioteca de referencias, la Biblioteca del Congreso en la actualidad cuenta con una colección de más de 100 millones de tomos, entre los que se destacan la Biblia de Gutenberg, los primeros borradores de la Declaración de la Independencia y el Discurso de Gettysburg de Lincoln. El esplendor de la increíble Sala Principal de Lectura hace que toda visita valga la pena, pero también recuerden explorar las tantas colecciones y exposiciones desplegadas en los tres edificios de la librería. Las colecciones de la biblioteca se encuentran disponibles para mayores de 18 años.

El segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, fue el primero en vivir en la Casa Blanca, en 1801. Originalmente llamada la "Mansión Ejecutiva", el edificio obtuvo el apodo de "Casa Blanca" después de que el exterior de mármol fuese pintado de blanco para cubrir las quemaduras que dejó la Guerra de 1812. Si se organizan con la debida anticipación, se ofrecen recorridos guiados para estudiantes y veteranos de guerra. En ocasiones, la Casa Blanca cierra sus puertas sin previo aviso para la realización de eventos oficiales.

15 0 5 atractivos-que-debe-visitar_TA6 2

Mejor